En lo que fue posiblemente la última presentación de Belgrano como preparación a la reanudación del torneo de Primera División, la B le ganó 4 a 1 a Olimpo como local en Villa Esquiú. Lo más importante: el resultado a favor.

El equipo de Leo Madelón salió a la cancha con: Acosta; Luna, Aveldaño, Lema, Álvarez; Melano, Lértora, Farré, Velázquez; Bieler y Suárez. Durante todo el partido, el celeste manejó el trámite del encuentro con la asociación de Melano y Suárez, como principal punto destacado, y la solvencia de la mitad de cancha compuesta por Lértora y Farré.

Belgrano se plantó con un clásico 4-4-2, a diferencia de otros inventos de Madelón que había probado la línea de 3 en el fondo en Chile y anteriormente el sistema Teté González del 4-2-3-1. No falla. Las posiciones fijas, bien claras, permitieron que Melano lastime por la banda derecha cuando se lo propuso, con Luna cubriendo las espaldas, el tándem mejor logrado del pirata. Por izquierda lo de Álvarez estuvo a la altura, aunque sufrió la desinteligencia táctica de Velázquez, que termina todas las jugadas como centrodelantero (a pesar de que su puesto es la banda izquierda).

La defensa se mostró bien parada, con los dos centrales acoplados y con poca salida por las bandas. Luna explotó el recurso del pelotazo al 8 (Melano) y Álvarez devolvió todas a los centrales. Punto aparte para el doble 5: se mostró muy bien, como en el primer tiempo ante Central por Copa Argentina, Farré y Lértora manejaron los hilos del partido, de trámite muy trabado y con pocas luces en general.

Suárez tiene un único socio: Lucas Melano. Bieler es un excelente definidor, pero no es el pivote que pretende Madelón, ya que en esa función no es tan eficaz. Definió una vez de penal y otra de cara al arco, dejando un 2 a 0 para Belgrano y para su cuenta personal.

A destacar: Lucas Acosta. Sólido, seguro, correcto en las salidas. No queremos inflar a nadie, simplemente se vio bien cubierto el arco pirata, buena noticia para todos. Hay arquero.

En el segundo tiempo se realizaron muchos cambios, el más destacado fue el ingreso de Fernando Márquez por Matías Suárez. El Cuqui convirtió dos goles en pocos minutos y cerró la cuenta del pirata, 4 a 0 arriba.

En una jugada aislada, Saravia no alcanzó a rechazar correctamente y habilitó a un delantero de Olimpo que terminó marcando el 4 a 1 final, que es totalmente anecdótico.

La B se prepara de cara a una vuelta complicada: San Lorenzo, Racing y River, los tres primeros partidos de la segunda vuelta del torneo.

Leave a comment