Hace muchos años, decidimos dejar el arco de nuestro equipo en manos de una sola persona. Una persona que mucho antes de ser arquero, era un hincha como cualquiera de nosotros.

Luego de haberse alejado del Club por la quiebra, juró volver y ascender a Primera División con su amado Belgrano. Así fue como en 2007 se volvió a poner el buzo, los guantes y volvió a defender el arco Pirata. En 2011 cumplió su sueño, o mejor dicho, uno de sus sueños: volver a Primera con Belgrano. Desde el ascenso en el Monumental, se fueron intercalando momentos buenos y malos, más buenos que malos seguro.



Hoy, 9 años después de su regreso a Belgrano, nos toca despedirlo. Lo primero que nos sale a la hora de pensar en la despedida es GRACIAS. Por volver, por hacernos recuperar la confianza después de ese descenso en el 2007, por salir llorando como salimos todos aquella tarde en Avellaneda después de la promoción, por hacerte más fuerte luego de la segunda promoción perdida con Rosario Central, por no bajar los brazos y aguantar hasta el 2011, donde por fin se nos dio. Por atajar ese penal en el Monumental, por defendernos en Santa Fe cuando la policía nos reprimía, por aportar para volver a Alberdi, por ser el jugador con más partidos en la historia de Belgrano, y lo más importante, por haber defendido estos colores como nadie. 

Todos sabíamos que este momento iba a llegar. Pero de seguro, no imaginábamos que sea así. Imaginábamos la despedida en Alberdi, con la cancha repleta de socios,  con un Belgrano cerrando un buen campeonato en Primera, lejos de donde estamos hoy. Por esto, pedirte PERDON. No te merecías irte en los últimos puestos del campeonato, no merecías ni mereces jugar con varios de estos jugadores. No merecías quedar eliminado de la Copa Argentina, ni mucho menos perder contra Coritiba porque si pasábamos era, una vez más, TODO tuyo.

La decisión ya está tomada y como siempre, a lo que decidas lo vamos a respetar porque vos sí te ganaste nuestro respeto. El domingo vamos a ir a despedirte y a bancarte en lo que viene. Cuando salgas de ese túnel como tantas otras veces, mirá a la gente y pensá que toda esa gente está ahí por vos, nadie más que por vos. Si por esas casualidades en unos meses te arrepentís, vamos a estar donde nos encontraste: Alberdi.

Hasta siempre Juanca, siempre vas a ser el #EternoOlave.

Leave a comment