Un puesto a reforzar en todos los mercados de pases es el del número 9. A Belgrano le cuesta tener un centro delantero goleador, de esos que le queda una sola pelota y te la “manda a guardar”.

Pero acá se presenta la maldición.

El cuqui Márquez se fue del “pirata” y acumula diez goles en lo que va de la superliga con su equipo Defensa y Justicia.





Otro que hace poco estaba en el celeste es el delantero Tobias Figueroa, actualmente en el fútbol chileno y en dicha competición lleva  nueve goles. Un dato importante es que antes de volver a Belgrano era goleador de la B nacional y en su paso por el “pirata” no logro convertir ni un solo gol.

El “taca” Bieler es otro de los nueves que se marchó de Belgrano y empezaron a venir los goles. Se encuentra en San Martín de Tucumán y con el santo tucumano convirtió doce goles en lo que va del torneo en la B nacional.

La maldición pirata que se presenta con el puesto de delantero central se suma a La maldición del número 27