Mirá que no está bueno escribir o hablar en caliente pero es cuando más sale la bronca.

No podemos negar que con River es un partido aparte. Nos ponemos re manijas y súmale a eso que veníamos de ganarle a Racing de local y que era un domingo 26 (?.

Seguimos mal y lo peor es que nos damos cuenta que los puntos perdidos son más por errores propios que virtud del rival, sino pensá: ¿cuántos goles nos han metido por errores propios y cuántos goles no hemos metido por no saber resolver?

Estamos hasta las manos. Somos muy inestables. Por momentos vemos un Belgrano como el de antes, que iba a meter el pecho en todos lados y le iba bien, salían los resultados, pero ahora? A veces se vió que el conjunto de Madelón era más que el de Gallardo y ya nos hacíamos la cabeza de que volvía a ser nuestra tarde.

Partido parejo hasta que vinieron los goles. Al parecer es costumbre de que se empiecen a pensar/hacer los cambios una vez que vamos perdiendo. Sumado a eso, cuando vienen, no se los entiende.

Se falló atrás, se falló al medio y se falló adelante. Mirá como viene el gol de Belgrano… pared entre Lema y Romero, los dos defensores.

Párrafo aparte para Luquitas Acosta que nos sigue deslumbrando partido a partido y da que hablar (aunque en portelandia se hable “del gol errado de river”); jugó con casi un equipo de conos.

Nos revienta ver la tabla y buscarnos en el fondo. Hay mucho que cambiar pero yo te pregunto a vos: ¿Qué hacemos? Aparte de alentar y seguir yendo a la cancha. Ya no depende de nosotros, eso no está en discusión porque aguante nos sobra, equipo hay para salir de esta, ¿Entonces?

Te escuchamos. Esta es mi opinión.

@HernanSivilotti

Leave a comment