Primera prueba, aprobada

Publicado el por Federico Borello

Belgrano cumplió en Rosario. Mereció ganar pero se durmió en el final. Mostró un cambio de imagen respecto al año pasado. Para ser el primer partido de la pretemporada, aprobó.

Belgrano le ganó por penales a Rosario Central por 4-2, luego de empatar 1-1 en los 90 minutos. En los amistosos de pretemporada, el resultado suele ser anecdótico. No se juega al 100%, no hay patadas fuertes (salvo en el clásico platense de Andújar vs Gimnasia), no hay sobreexigencia física. Y este es el caso. El hecho de que Becker empató el partido a falta de menos de 30 segundos para que finalice no opaca el bien rendimiento del pirata. Es un llamado de atención, pero no es para escandalizarse.

Belgrano jugó bien y mereció ganar en los 90′. Fue superior a su rival, entendiendo cómo debía jugar en cada momento. En el primer tiempo la presión alta dió resultado y provocó errores en la defensa de Central, que Belgrano supo capitalizar. La jugada del penal a Matías Suárez nace en la presión alta y el error del Pachi Carrizo quién le regaló la pelota a Matías. La defensa se mostró firme cada vez que la atacaron pero tuvo inconvenientes cuando intentó salir jugando. Novillo se mostró con mucha seguridad, saliendo a marcar a Germán Herrera lejos del área. Lértora y Rivero ordenaron al equipo. Belgrano género varias situaciones, pudo haber marcado un gol más. De todas maneras, el 1-0 le asentaba bien.

En el segundo tiempo el celeste jugó replegado. El equipo achicó líneas y jugó a cerrar espacios y contragolpear. Alanís y Sequeira tuvieron vocación meramente defensiva y prácticamente no gravitaron en ataque. El cansancio se notó, lo cual es normal teniendo en cuenta que Belgrano está a mitad de pretemporada. Los cambios siguieron la línea de juego del contragolpe, poniendo a Lugo de enganche y Cuero de único punta. Belgrano no sufrió los ataques de Rosario Central, supo defenderse correctamente. En los minutos finales, Belgrano se relajó y pagó. Al local le anularon un gol insólito por offside de Bettini. La advertencia no generó reacción. En el último minuto de juego, Rivero fue egoísta en un ataque, perdió la pelota y en el contragolpe Becker aprovechó los errores y marcó el empate. Almeida no cerró su sector y Rigamonti se resbaló antes de que Becker pateara. En los penales Rivero y Rigamonti tuvieron revancha y Belgrano triunfó por 4-2.

En definitiva, Belgrano aprobó. El primer tiempo del equipo anima a entusiasmarse, mostrando una cara absolutamente distinta al año pasado. Este equipo sumado a Patiño, Meli, Gudiño y un centrodelantero (¿Uribe?), podría andar muy bien.

Los refuerzos

Herrera: Le falta rodaje. Se mostró un poco lento y alternó buenas y malas. Complicaciones para salir jugando.

Almeida: Cumplió. Defendió bien su zona excepto en la última jugada del partido.

Cuero: Le falta ritmo de juego. No supo aguantar la pelota y sus gambetas no prosperaron. El equipo no lo acompañó, lo dejó en soledad.