Gracias, Belgrano

Ya con la cabeza mas fría tras los festejos, quise escribir esta nota y agradecer, porque lo vivido este fin de semana no tuvo precio ni comparación.

Gracias Belgrano por habernos devuelto la alegría que este pueblo pirata tanto transmitió. Porque la gente se bancó de todo, tuvo que pasar por miles de situaciones para acompañarte y no abandonarte. Porque esta gente se merecía festejar y hoy se puede decir, que lo hizo a lo grande.

Gracias porque el equipo nos representó durante todo el torneo, se jugó bien y también se jugó mal, pero la convicción y la unión que transmitió el grupo hizo posible mantener una regularidad enorme en un torneo que fue larguísimo y que parecía no tener fin.

Este pasado 25 de septiembre, la espera, la ansiedad, el nerviosismo, las noches sin dormir, llegaron a su tan deseado final. Hoy por fin podemos decir que somos campeones! y somos los justos campeones, porque desde principio a fin nos mantuvimos en lo alto de la tabla, porque nunca bajamos los brazos, porque siempre mantuvimos la ilusión y porque NUNCA abandonamos. Fueron muchos viajes, días y noches de frío, calor, lluvia que padecimos y aguantamos por una simple razón, por amor.

Hubo muchos abrazos, llantos, gritos y emociones. La gente necesitaba este desahogo después de todo lo vivido. A muchos les tocó perder familiares, amigos, parejas. Ellos, desde el cielo formaron parte también de este gran logro, porque todos los que tuvimos esas perdidas, hoy los sentimos más cerca que nunca y ayudaron a que esto suceda.

Los últimos años fueron durísimos; el descenso, las salidas repentinas de jugadores, pandemia, elecciones de por medio y muchos cambios en el club que generaron un plus especial de emoción a este tan ansiado ascenso. Y es que los hinchas nos emocionamos tras la consagración porque recordamos todo lo que sufrimos para llegar a este momento, que se hizo esperar pero por fin llegó.

Por eso es que digo GRACIAS BELGRANO QUERIDO por esta alegría. Gracias a cada uno de los jugadores que forman parte de este plantel. Gracias al Guille Farré, que dejó Estudiantes para venirse a Belgrano y sacar adelante un equipo que estaba golpeado, y no sólo eso, sino que lo potenció y lo hizo salir campeón. Gracias también a la comisión directiva, a Mauro Óbolo, y también al Luifa Artime, que ganó las elecciones y cumplió con su promesa de sacar campeón a Belgrano y devolverlo a la máxima categoría con solo un año y medio de conducción.

Gracias porque nos devolvieron el amor que tanto sentimos y expresamos por este club maravilloso dia tras día. Ahora toca volver a pelear en Primera División, y nosotros seguiremos dejando todo en las tribunas, o desde el lugar que nos toque.

Ahora, a festejar el lunes en el Kempes!