Franchesqui.. la salvación ?

Publicado el por LBDTw

Viernes 8 de marzo, día internacional de la mujer, eran las 21:15 y corrían solo 5 minutos del partido cuando Berterame, delantero de Patronato queda solo frente al arco de Rigamonti, que se luce despejando la pelota y salvandonos una vez más. La particularidad de esto? Es que esa fue la primera vez en el partido que se escuchó el grito de:¡FRANCHESQUI!.

Este grito se había escuchado por primera vez en el partido contra Boca, cuando Pavón ( jaja como te vas a ir 2 veces al Argentino A ) pidió la pelota en el tiro libre, reventó el travesaño, la pelota picó en la línea y Dios se transformó en Guidara, o viceversa, salvándonos de lo que hubiese sido el 2 a 1 del equipo porteño.

Volviendo al partido del viernes, en reiteradas ocasiones, cada vez que el equipo entrerriano atacaba, todos nos aferrábamos a la mística o el esoterismo futbolero, conocido como Cábala, para tratar de mufar a los futbolistas de la Mesopotamia Argentina, pero la que más llamó la atención fue esa, inexplicablemente el grito de Franchesqui (nuestro querido… presidente ?) era capaz de hacer que la pelota roce la línea del arco pirata y nadie pueda empujarla, que la pelota quede boyando en el área celeste y ningún delantero rojinegro pueda pegarle y hasta era capas de hacer que el delantero Ávalos, de gran presente en este último tramo de la Superliga, le pegue al piso cuando tuvo el único mano a mano del partido con Rigamonti, justo cuando el paraguayo se perfilaba para definir y la incertidumbre hacia silenciar el estadio, el grito desgarrador nuevamente se hacía escuchar desde la popular:¡FRANCHESQUI!. Sin dudas el momento cúlmine de esta nueva mufa al rival, que terminó en abrazos en la popular cuál gol propio.

Vamos a ser sinceros, por momentos Belgrano pasó por arriba a Patronato, pero cada vez que este último estuvo a punto de descontar, este nuevo y nuestro Quiricocho se hizo escuchar.
Se repetirá? Dicen que equipo que gana no se toca, y las cábalas ( o costumbres como diría un conocido Dr. platense de nariz prominente ) tampoco.