Las dos caras opuestas del fútbol contemporáneo

Publicado el por Juan Cruz Ramirez Mansilla

En el fútbol moderno el jugar bien es jugar por abajo, muchos pases y el equipo tiene que ser ofensivo. Con ese planteo llegó la academia a tratar de llevarse los 3 puntos. Belgrano optó por salir de contra para encontrar los espacios que iban a dejar cuando estén en vocación ofensiva.


Jugar «lindo» no garantiza nada, Racing la primera clara que tuvo fue de una contra. Recién a los 29 minutos logró una jugada asociada que terminó en gol pero Belgrano ganaba 1 a 0.

Las oportunidades fueron para el pirata pero no se pudo convertir en esas primeras jugadas. Aunque Belgrano nunca cambió su libreto tuvo jugadas de gol y de peligro. Peligro es la altura y potencia de Lema, el defensor llega a todas las pelotas en el área rival, siempre se encuentra la cabeza de Cristian esta vez solo falto el gol.

Pero Belgrano ¿hizo bien su trabajo?
Su tarea se cumplió, la de tapar espacios, intentar cortar el juego en mitad de cancha y con el objetivo de agarrarlos mal parados, ese trabajo se cumplió ya que a Racing le costó mucho la transición con pelota de defensa a ataque.

Con un jugador más se tendría que haber ido para adelante a ganar el partido, en el fútbol es importante saber marcar la diferencia cuando tu rival juega con uno menos. Pero también hay que remarcar el esfuerzo de los jugadores y eso se noto en las ultimas jugadas, Sequeira y Acosta se los notaba muy doloridos.

Algo cierto es que hace dos findes semanas Belgrano se plantó a intentar ganar el partido y nos volvimos con una derrota. Ayer se mantuvo el libreto hasta al final y sumamos un punto.

Podríamos haber ganado o perdido. El empate fue lo más justo.