Tocamos fondo

Publicado el por LBDTw

Es difícil escribir algo que sea inteligente cuando se está en el fondo del pozo, pegar es fácil cuando alguien está caído y casi indefenso, escupir es de canallas, insultar es una forma de expresar una reacción negativa sobre algo que se aprecia y no disfruta.
La violencia no lleva a ningún lado, el deporte es deporte desde su concepción pero fue mutando hasta volverse comercial. En una Sudamerica conturbada con problemas sociales y económicos, con grietas de un lado y del otro, la violencia surge de forma rápida y espontánea.
Los tiempos modernos hacen que hoy se sepan muchas cosas, algunas nos alegran el momento, la vida, pero esa mismas nos enojan si son utilizadas sin falta de coherencia, sin tacto, sin ser en el momento adecuado.
Conseguir un objetivo material o financiero es algo saludable para el que lo persigue y puede ser a la vez un dolor de cabeza en el futuro.
Llegar a lo más alto que soñaste puede hacerte feliz, transformar tu vida y al mismo tiempo lograr el aburguesamiento y la pesadez de estímulos.
Hasta ahora son todas frases que parecen tiradas al azar, sin referencias, pero son todas las situaciones que Belgrano viene consiguiendo, sufriendo y padeciendo en estos últimos 3 años. Duele.
Ya no vamos a caer en ese “algunos avisamos”, ya no vamos a caer en el enojo, en la ira, obviamente y más allá de la bronca de algunos, al ser consumado los hechos, no compartimos expresiones de violencia.
Belgrano duele, lastima, hiere… la dirigencia no da respuestas, los jugadores menos, da la sensación que Vegetti llegó 3 años tarde, declaraciones de algunos y otros dejan mucho que desear y miles de análisis se hacen.
Hay una realidad, vamos a jugar el Federal, ese torneo el cual nos parecía gracioso cuando otros los jugaban ahora vamos a jugarlo nosotros. Y no se trata de alentar más que nunca, este plantel no se merece eso.

Alienten los que tengan ganas, alienten los que les nazca de adentro, acepten qué hay muchos que no tenemos ganas de seguir sufriendo cuando no hay voluntad.
Para terminar con una frase popular

“Es al pedo empujar, cuando el pito es corto”