Una enfermedad, llamada Belgrano

Publicado el por LBDTw

Hoy nos desperamos, y vemos que tenemos un mail, lo abrimos, y decía lo siguiente, textual:

H​ola!

Hablo desde Brasil, soy hincha de Coritiba y me convertí en un hincha de Belgrano. Escribí un texto sobre este nuevo sentimiento… ¿Podrías compartirlo en la página oficial del pirata? Para mí, sería un gran honor!

Voy a enviar también una foto mía en el partido ante Belgrano en Curitiba (yo al centro, mi padre a la derecha y mi amigo a la izquierda). Muchas gracias por la atención! Perdón por los eventuales errores ortográficos…

[AdSense-A]

«Nunca he pisado en Córdoba. Vivo en Curitiba, Brasil. En Argentina, estuve solamente en Buenos Aires, hace algunos años. La pasión del pueblo argentino por el futbol siempre me encantó, pero nunca pude, en vivo, asistir a las fiestas de sus hinchadas. Un día, sin embargo, eso se cambió. Era septiembre de 2016, en una noche fría de mi ciudad, cuando me encontré con cuatro mil argentinos descontrolados dentro del estadio. Durante todo el día, hinchas de azul caminaban por las calles curitibanas cantando y haciendo una grande fiesta. Después de aquel partido por la Copa Sudamericana, de una manera inexplicable, parte de mi corazón ganó también los colores celestes.

Club Atlético Belgrano. Antes, lo conocía solamente por dos cosas: club en que ya había jugado Sergio Escudero (ex jugador de Coritiba) y que llevó a River Plate al descenso. Nada más. Estaba equivocado. Yo mal sabía que, algún tiempo después, me identificaría mucho con el equipo azul celeste de la ciudad de Córdoba. La primera barra argentina, haciendo todo aquel carnaval en el Couto Pereira, me llevó a pensar y recordar porque realmente me encanta el fútbol.

En Brasil, mi equipo tiene solamente un título nacional, ya fue al descenso por cuatro veces y vive una crisis hace cinco años. En 2009, en el año del centenario del club, hemos descendido a la segunda división y vivimos uno de los peores momentos de nuestra historia. Si la razón de todo fuesen conquistas y múltiples glorias, un hincha de Coritiba tendría pocos motivos para irse a la cancha y alentar. Sin embargo, nuestra pasión va más allá de todo eso. Historia, tradición y un sentimiento incondicional mantienen vivo en nosotros el deseo intenso de gritar, cantar y saltar por un club de fútbol.

Es este el mismo sentimiento que movió millares de piratas hacia Curitiba. Ha superado fronteras, distancia y costos financieros. Todos por una pasión, y es exactamente esto que nos une. Ningún hincha de un gran club de Buenos Aires, de São Paulo o de Rio de Janeiro sentirá un día lo que sienten los hinchas de Belgrano y de Coritiba. Para los demás, somos insignificantes. Pero somos nosotros que sabemos lo que es tener esperanza cuando ya no nos queda nada. Nuestro amor no depende de títulos, tampoco de vitorias. En la debilidad, somos fuertes y vencemos cualquier obstáculo.

Desde aquel partido, en que mi equipo perdía para Belgrano, no soy más el mismo. No es posible continuar el mismo después de conocer la “locura que no tiene cura” de los piratas. En verdad, ustedes nos han traído ánimo para continuar fuertes. Ustedes son fuertes. Yo pertenezco a la pasión más grande de Paraná. No obstante, ahora también pertenezco a otra nación. Hoy, integro la pasión más grande Córdoba. No importa lo que digan: no se compara!»

Curitiba, Brasil

Lohan Ribeiro Couto