Barajar y dar de nuevo

Publicado el por Mati Calandri

Belgrano cerró el torneo anoche con una derrota ante Quilmes por 1-0 en el Gigante de Alberdi. Los Piratas terminaron sextos en la tabla de posiciones a cinco puntos de San Martín, el último equipo en entrar al reducido, y a ocho puntos de Tigre, el ganador de la Zona A.

Llegó a su fin el campeonato de la Primera Nacional para el Celeste, con una campaña que se puede calificar como regular, ya que se consiguió una buena cantidad de puntos pero el objetivo principal de lograr el ascenso no se logró.

Hay muchas cosas que corregir de cara al futuro, empezando por los refuerzos, que muchos de los que llegaron a principio de año, mas que refuerzos, fueron incorporaciones. Algunos no estuvieron a la altura de lo que se jugaba Belgrano, y lo han demostrado durante todo el campeonato.

También tener en cuenta que la llegada de Alejandro Orfila a principio de año no fue fructífera para el equipo, que sin jugar a nada había conseguido tres triunfos en las primeras tres fechas, pero que después de eso, no pudo volver a ganar hasta la fecha 13.

Se perdió mucho tiempo y muchos puntos, y tras la llegada de Guillermo Farré, el equipo cambió un poco de actitud y mejoró levemente en su juego, o más precisamente, tuvo destellos de buen juego en algunos partidos. Farré logró potenciar algunos de los refuerzos que hasta ese momento no habían rendido, tales como Asprea, Olivera, Ruiz Gómez (los cuales no mantuvieron regularidad, pero si tuvieron algunos partidos con buenas actuaciones), Balboa, y hasta el propio Vegetti, que antes de la fecha 13, solo había convertido un solo gol.

Belgrano se volvió a arrimar a los puestos de ascenso pero como suele ser costumbre, la falta de eficacia a la hora de liquidar partidos y la falta de inteligencia para mantener los resultados, produjeron una serie de perdidas de puntos muy importantes, que hubiesen marcado otra realidad de cara al ultimo partido de ayer.

Los dos partidos frente a Atlanta, en Alberdi frente a Almirante, Agropecuario, Estudiantes de RC, y hasta la derrota en Buenos Aires contra Temperley, son algunos de los encuentros en los cuales el Pirata perdió puntos de manera increíble, que de no ser así, los dirigidos por Farré seguramente estarían dentro del reducido, y hasta podría haber peleado por entrar a esa final por el primer ascenso.

Lamentablemente lo hecho, hecho está, asique lo que queda ahora es barajar y dar de nuevo. Pensar en lo que viene, mantener una buena base del equipo y poder armar un plantel acorde a lo que esta institución necesita, que es volver lo antes posible a Primera División. Ya se habla de posibles refuerzos y también de posibles salidas.

Párrafo aparte para el hincha, que aguantó incondicionalmente y que más allá de jugar o no jugar por nada, estuvo presente desde que se pudo volver a la cancha. Pagó todo lo que tuvo que pagar, y como siempre dejó la garganta y la vida en esas tribunas alentando al equipo. Porque tal y como dice la canción, Belgrano es grande gracias a toda su gente.

Ahora al hincha le toca descansar, con la conciencia tranquila de que dio todo lo que podía dar. Mientras que a la dirigencia le toca trabajar para que el año que viene, el Pirata vuelva a Primera, el lugar donde se merece estar.